3 de enero de 2008

Fotos espaciales especiales

Estas son fotos que no puedo hacer. Las vemos gracias a la NASA y a su denostado pero maravilloso telescopio Hubble. Tienen su truco, están coloreadas y muchas son varias fotos superpuestas, pero son una obra de arte.



Esta pocholada es la nebulosa Carina. Está a varios miles de años luz de nosotros y el campo abarcado en esta foto son sólo unos 50 años luz. Así que estamos viendo aquí mismo un campo de gases y polvo estelar de un tamaño como diez mil veces mayor que el sistema solar. Claro, hay suficiente materia ahí como para dar nacimiento a varias estrellas, que lo que está pasando (más bien estuvo, porque esta foto refleja lo que pasó hace varios miles de años, que fue cuando salió de allí la luz que ahora vemos).










Esto son dos galaxias, llamadas del Ratón. Llevan chocando millones de años y produciendo esa larguísima cola de cases recalentados por el efecto de la fricción y que al formar remolinos producen estrellas a su vez. Sin embargo, los dos nucleos están formados por millones de estrellas que... ¡chocan!

Esto pasa a "sólo" 68 años luz de distancia, así que cuidado no se nos vaya a caer algo encima.





Este es el Quinteto de Stephan, que de musical no tiene nada. Galaxias colisionando, con gases a su alrededor que rondan los millones de grados, enormes masas, miles de estrellas que se desplazan de sus órbitas sometidas a la atracción de la galaxia de al lado. Un destrozo. El único consuelo es que lleva ocurriendo millones de años y va a continuar así unos cuantos millones más.

Se puede pinchar aquí si se quieren saber más historias picantes de estas estrellas.









Este es un efecto óptico parecido a un filtro. Los puntos luminosos del centro son masas tan potentes que desvían la luz de una galaxia azul que está detrás y que podemos ver multiplicada, repetida, deformada y repartida en varios puntos de la foto.








Esto tan bonito es un cataclismo cósmico descomunal. Una galaxia pequeña chocó con Renacuajo, que es esta. La cola son probablemente restos escapados de ambas galaxias en la colisión. recordemos que una pequeña galaxia contiene millones de estrellas, así que esa cola tiene miga.











Una galaxia preciosa, La Antena.

Una galaxia la forman miles de millones de estrellas. No son los mismo que las nebulosas, que son nubes de polvo y gas.







Esta filigrana son los restos de la explosión de una estrella. En el espacio las cosas no caen, las explosiones no tienen forma de hongo. Después de salir despedidos en todas direcciones los gases no se disipan en la nada, grandes cantidades de esos gases y partículas forman remolinos y vuelven a sentirse atraídos unos con otros.







Este es el "eco de luz" del estallido de Monocerotis, una estrella que vimos explotar en el 2002. Y digo vimos porque esa luz tardó millones de años en llegar a nosotros.

Lo que vemos aquí es una onda expansiva de luz que no nos olvidemos va viajando a 300 mil kilómetros por segundo (muy lenta para las distancias espaciales) y esa gran cantidad de luz va iluminando a su paso el polvo o gas que rodeaba la estrella.

Más detalles técnicos aquí.


Estos pilares de la izquierda son "nubes" de gas de tamaños despiadadamente gigantescos, tanto que de ellos van saliend, como huevecitos, estrellas nuevas y relucientes formadas a partir de esas nubes de gas.








Tormenta gaseosa en la nebulosa M17 en la constelación del Cisne.

Add to Technorati Favorites
Google